domingo, 21 de septiembre de 2008

Leyendas urbanas del motor

La revista Consumer de Eroski publicó en octubre de 2007 un interesante artículo sobre algunos de los mitos más extendidos sobre los coches. Además incluyó el video que insertamos más abajo. Es muy interesante y didáctico.

El surfista y el tiburón



Esta inquietante imagen, tomada por el fotógrafo Kart Jones en Malibú, el 9 de abril de 2003, durante la celebración de un concurso de surf, muestra a lo que parece un gigantesco tiburón pasando delante de un surfista en una actitud de precaución.
La fotografía es real, no está trucada, pero ha sido difundida por la Red con la certeza de que se trataba de un tremendo escualo.

El mismo fotógrafo tomó posteriormente otra imagen del mismo animal el mismo día y aquí sí que no cabe duda: no se trataba de un tiburón, sino de un delfín. ¡Menos mal!
En este caso la cibertrola no estaba en la imagen sino en la interpretación que se hacía de ella.




Fuente: www.snopes.com

Tiburón gigante ataca a un helicóptero


El grupo de las fototrolas supone un género nuevo dentro de las cibertrolas y leyendas urbanas que circulan por la Red. Los programas de edición fotográfica posibilitan mágnificos retoques que nos hacen dudar de lo que nuestros propios ojos están viendo.
La foto del tiburón atacando al tripulante que sube por la escalera del helicóptero es espeluznante, pero no es más que la hábil unión de de otras dos fotos que nada tienen que ver entre sí.





La primera foto es de un gran tiburón blanco tomada por el fotógrafo sudafricano Charles Maxwell. La segunda corresponde a una foto de un helicóptero Sikorsky HH-60G Pave Hawk de rescate aéreo de una unidad de la guardia nacional de California, tomada por Lance Cheung, con el puente del Golden Gate de San Francisco al fondo.

Si quieres saber más sobre estas fotos visita http://www.snopes.com/.

La última foto de las Torres Gemelas de Nueva York



Circuló ampliamente por internet hace unos años esta supuesta foto hecha un segundo antes de un avión impactara contra una de las Torres Gemelas. Hay que reconocer que el montaje está muy bien hecho, pero también es cierto que es más falsa que un euro de madera.

Entradas populares